Esta noticia fue publicada en el sitio NubleActual, puedes verla en la web de origen haciendo clic AQUÍ


Dirección de Tránsito municipal implementó piloto de segregación física en zona céntrica de Chillán

Una forma de lograr distancia física para evitar contagios, es el objetivo del piloto que puso en marcha la Dirección de Tránsito y Transporte Público del municipio con señaléticas para la segregación física en calzadas ubicadas en la zona céntrica de Chillán con mayor afluencia de público.

 

La medida surgió a partir de una reunión entre la Seremi de Transportes, la Unidad Operativa Control de Tránsito (UOCT) y el municipio realizada el pasado lunes 25 de mayo para permitir la demarcación vial temporal  durante  el periodo de pandemia -enmarcado en el Estado de Excepción- para el distanciamiento físico con los usuarios que concurren a los servicios de bancos, supermercado y del comercio en general.

 

‘Ideamos este plan y pudimos comprobar que funciona bastante bien”, dijo la Seremi Bárbara Kopplin durante la puesta en marcha de la medida.

 

Para el primer piloto se  pensó en lugares concurridos de la zona céntrica de la ciudad.

 

‘Hay zonas en que se junta mucha gente, por ejemplo en los bancos solo dejan entrar a cinco personas y el resto debe esperar afuera en la vereda dificultando el tránsito de otras personas’, comentó el ingeniero en Tránsito, Henry Ojeda.

 

El primer piloto  se ubica en una extensión de 50 metros en calle Maipón, entre Isabel Riquelme y Sargento Aldea, entre el frontis del Banco Estado y Supermercado El Campesino, manteniendo el estacionamiento de taxis autorizados en el lugar. ‘Son pruebas pilotos para ver cómo se comporta le gente, los usuarios y automovilistas. Si tiene un efecto positivo, se espera replicarlos en otros lugares’, precisó.

 

Los trabajos de demarcación, con inversión municipal, se proyectan también en Isabel Riquelme, entre Maipón y Arturo Prat,  a un costado de la feria del mercado.

 

La Dirección de Tránsito y Transporte Público del municipio espera que la comunidad pueda respetar estas demarcaciones, las que de todas formas serán supervisadas por Carabineros y  personal militar. ‘Ellos le indicarán a las personas su uso, pero será la costumbre lo que va a generar un propio control social’, comentó.