Quién es Antony Blinken, la primera opción para manejar las relaciones internacionales de Estados Unidos cuando Joe Biden llegue a la Casa Blanca

Pese a la negativa del presidente de Estados Unido, Donald Trump, a aceptar públicamente que perdió en las elecciones y sigue tomando acciones legales para tratar de revertir el resultado en varios estados claves -sin mostrar pruebas de lo que llama fraude-, Joe Biden sería nombrado oficialmente como presidente electo en la primera quincena de diciembre, luego de que cada estado certificará los resultados que lo dan como vencedor.

Blinken, de 58 años, fue subsecretario de Estado y asesor adjunto de seguridad nacional durante el gobierno del presidente Barack Obama y tiene estrechos vínculos con Biden.

Si es nombrado y ratificado, Blinken será una fuerza crucial en el esfuerzo del próximo gobierno para reestructurar las relaciones de Estados Unidos con el resto del mundo después de cuatro años en los que el presidente Donald Trump puso en duda las alianzas de larga data.

Se prevé además que Biden asigne a la experimentada diplomática Linda Thomas-Greenfield como embajadora de Estados Unidos en Naciones Unidas.

Con la postulación de Blinken, Biden evitaría posibles dificultades que podrían afectar la confirmación en el Senado de los otros dos candidatos en su corta lista de prospectos para la jefatura de la diplomacia de Estados Unidos: Susan Rice y el senador Chris Coons.

Rice habría enfrentado una fuerte oposición del Partido Republicano y un posible rechazo en el Senado. Desde hace mucho tiempo ha sido blanco de críticas de los republicanos por las declaraciones que hizo después de los letales ataques de 2012 contra estadounidenses en Bengasi, Libia.

Coons, un integrante del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, no cuenta con la experiencia suficiente en el manejo cotidiano de asuntos de política exterior que Blinken ofrecería en el cargo.

La salida de Coons del Senado habría sido parte de otras de senadores demócratas considerados para cargos administrativos y el partido confía en recuperar la mayoría en la cámara alta. El control del Senado depende del resultado en enero de dos elecciones de desempate en Georgia.

Biden podría nombrar a los integrantes de su gabinete por partes. Los grupos de nombramientos en áreas específicas de la mayor importancia, como economía, seguridad nacional o salud pública, se anunciarán en una sola vez. Los asesores del equipo de transición del presidente electo han dicho que el martes se anunciarán los primeros nombramientos del gabinete.

Si Biden se enfoca ese día en la seguridad nacional, Michèle Flournoy, experimentada en labores de política del Pentágono, es la principal opción para que dirija el Departamento de Defensa. Jake Sullivan, asesor de mucho tiempo de Biden y Hillary Clinton, también está en la lista para un alto puesto, incluido el de asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca.

Blinken participó en fecha reciente en una sesión informativa de seguridad nacional con Biden y la vicepresidenta electa Kamala Harris y ha tenido intervenciones públicas en asuntos importantes de política exterior en Egipto y Etiopía.

También es conocido por ser un defensor del multilateralismo y apegado a mantener excelentes relaciones con Europa. Estudió la secundaria en París, por lo cual habla francés de manera fluida.

Algunos lo describen como un centrista con ciertas ideas intervencionistas. Por ejemplo, cree que se debe aumentar la ayuda a países como Guatemala, Honduras y El Salvador para enfrentar los problemas de la migración ilegal que llega principalmente del centro del continente.

El secretario de Estado de Biden heredará una fuerza laboral de carrera profundamente desmoralizada y agotada en el Departamento de Estado.

Los dos secretarios de Estado de Trump, Rex Tillerson y Mike Pompeo, opusieron débil resistencia a los intentos del gobierno de Trump de deshacer la estructura de la agencia, acción frustrada gracias a la intervención legislativa.

Aunque el departamento logró evadir fuertes recortes propuestos de más de 30% en su presupuesto durante tres años consecutivos, registró una salida importante de personal de niveles superior y medio. Muchos diplomáticos han optado por jubilarse o abandonar el servicio exterior debido a las limitadas posibilidades de avance en un gobierno que consideran no valora su experiencia.

Blinken, graduado de la Universidad de Harvard y de la Facultad de Derecho de Columbia, ha tenido una presencia de larga data en política exterior con los demócratas. Se ha alineado con numerosos ex altos funcionarios de seguridad nacional que han exigido una importante reinversión en la diplomacia estadounidense y un renovado énfasis en los compromisos de Estados Unidos a nivel global.

Biden ha prometido crear el gobierno más diverso en la historia moderna, y él y su equipo suelen manifestar su deseo de que el gobierno refleje Estados Unidos. Sus pasos son observados detenidamente para ver si hará historia al nominar a la primera mujer al frente del Pentágono, el Departamento del Tesoro o el Departamento de Asuntos de Veteranos de Guerra, o el primer funcionario de raza negra al frente del Departamento de Defensa, del Departamento del Interior o del Departamento el Tesoro.

Ron Klain, jefe despacho de Biden, dijo el domingo que la negativa del gobierno de Trump a permitir que el equipo de Biden tenga acceso a información clave sobre las agencias y a fondos federales para la transición de poderes está afectando la planeación, incluyendo el proceso de selección del Gabinete. La Administración General de Servicios de Trump aún no ha reconocido el triunfo electoral de Biden, pues el hacerlo habría eliminado esos impedimentos.

“No estamos en posición de poder revisar los perfiles de los nominados al Gabinete. Y eso genera impactos evidentes. Tales impactos escalan diariamente”, dijo Klain al programa “This Week” de la cadena ABC. (I)