Partida del Ministerio de las Cultura, las Artes y el Patrimonio se despachó sin gastos variables

El debate de los diputados estuvo marcado por las críticas a la reducción de recursos en esta repartición, lo que gatilló que se rechazara la indicación del Ejecutivo que buscaba reponer los recursos que habían sido disminuidos en el trámite previo.

Sin la aprobación de sus gastos variables fue despachada a segundo trámite la partida correspondiente al Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, ello luego que la Sala de la Cámara de Diputadas y Diputados mantuviera las reducciones planteadas por la comisión mixta de presupuesto.

La cartera consideraba una suma de 214 mil 152 millones de pesos, incluyendo más de ocho mil 762 millones de gasto proyectado del Fondo de Emergencia Transitorio en Cultura, Artes y Patrimonio que, en conjunto planteaba un crecimiento de un 11,2%.

El Ejecutivo buscó restituir el monto completo por medio de una indicación que fue rechazada por la Sala, lo que implicó el despacho de la partida sin esos recursos.

En el debate, los parlamentarios criticaron duramente el presupuesto para esta cartera y recordaron la ausencia de medidas para los trabajadores y trabajadoras de este rubro, que fue uno de los primeros en paralizar con la pandemia y que hoy enfrenta altas cifras de desempleo.

Igualmente, desde la oposición recordaron las palabras de la ministra Consuelo Valdés al señalar que “un peso que se coloque en Cultura, es porque se deja de colocar en otro programa o necesidad de los ciudadanos”.

También dirigieron sus críticas a la reducción de recursos a organismos dedicados a la memoria.

En este debate intervinieron los diputados/as Manuel Monsalve (PS), Gabriel Ascencio (DC), Marcelo Díaz (IND), Amaro Labra (PC), Luciano Cruz-Coke (Evópoli), Florcita Alarcón (PH), Carolina Marzán (PPD), Maya Fernández (PS), Tomás Hirsh (PH) y Giorgio Jackson (RD).

Ministro de Hacienda

Desde el Gobierno, el ministro de Hacienda, Ignacio Briones, aclaró que no hay un desprecio por la cultura y dijo que, más allá de cómo se reparte y la legítima discusión que puede darse, este presupuesto tiene el crecimiento más alto de los últimos años.

La autoridad recordó y comparó las cifras de presupuestos anteriores y remarcó que se creó un fondo especial para cultura de 20 millones de dólares, porque se entiende que es un elemento valioso, particularmente en tiempos de pandemia y crisis donde se requiere reflexión.

La autoridad señaló que, efectivamente, hay una caída de recursos en instituciones colaboradoras y explicó la justificación. “Las instituciones colaboradoras, museos, fundaciones son fundamentales, pero no son sinónimo exclusivo de cultura. Hay muchas otras cosas más. Me encantaría saber que en un año excepcional como este esas instituciones colaboradoras han hecho esfuerzos de austeridad. Saber si han rebajado los sueldos de sus directivos, muchas veces millonarios, digámoslo con claridad y, muchas veces, puestos que tienen una relación política”, comentó.

El ministro Briones recalcó que ese es el tipo de cosas que se necesitan revisar, ya que cualquier institución tiene el deber de ser extremadamente transparente en la información de su gestión, situación que estimó no ocurre, por lo que llamó a mejorar ese estándar.

Por último, puntualizó que los recortes, asignaciones y rebajas “no se hacen para guardarse en un cajón sino que para que esos fondos estén disponibles para otros actores valiosos que tienen todo el derecho de participar de fondos públicos y abrir la cancha para que sea más democrática y dejar de asignar a dedo porque sí, porque si siempre en el pasado fue así, no es un argumento.